SEGUNDA PARTE DEL PRIMER AVANCE DE LA SISTEMATIZACIÓN EDUCAR EN LA AFECTIVIDAD

el-segundo-avance-de-educar-en-la-afectividad-222

En mi primer avance hable de la afectividad y la mejorar de la educación afectiva de los  alumnos y las carencias que ellos sufren a nivel  educativo y social que  les impide adquirir su autoestima y la seguridad necesaria para alcanzar su autonomía personal, también hable de tres casos en los cuales note falta de afectividad,  no solo por parte de sus padres sino  en el  entorno  educativo donde este se  desenvuelve llegando a afectar el  rendimiento académico  del educando y por tal motivo lleve a cabo dos proyecto donde los propósitos generales  eran promover la convivencia escolar a través de actividades que les permitieran sensibilizarse en el buen trato y resaltar los valores ecológicos, ciudadanos y patrióticos propiciando la paz y un periódico escolar haciendo énfasis en que convivir es posible sin agredir.

Dentro de las actividades realizadas por los alumnos cabe destacar las charlas motivacionales sobre los valores sociales y ciudadanos donde los estudiantes realizaron lecturas y dramatizaciones  sobre los valores y antivalores, también realizaron  discusiones grupales donde ellos mostraron sus diferencias  dentro del aula de clase, realizaron tiras de comic donde ellos contaban historias  por medio de ilustraciones promoviendo  los valores morales como la paz, equidad, el amor, el respeto y la solidaridad,  crearon cuentos y poemas acerca del buen trato, el maltrato, el castigo físico y formas de crianza.

Realizaron adivinanzas, exposiciones  donde cada alumno exponía su punto para luego discutirlo en clase, participaron en  obras teatrales de títeres elaborando sus propios  guiones relacionado con el trato que ellos sufren en su ambiente escolar y en la sociedad, elaboraron   un periódico mural donde se resaltaba todos los acontecimientos de la institución y un rincón donde ellos colocaban sus producciones y donde promueven  el buen trato en la comunidad  estudiantil.

Los logros obtenidos con estos dos proyectos fueron en primer lugar la aceptación  y participación de los estudiantes, padres y representantes, menos  inasistencia en la hora de clase, más responsabilidad al  entregar las actividades, mostraron preocupación por su entorno dentro y fuera del aula,  resolvieron problemas en el grupo a través de dinámicas,  se vio compromiso por parte de los voceros en defender sus derechos, hubo receptividad por parte de los profesores guías, y lo más importante la participación de los directivos en el proceso de cambio que estaba teniendo los alumnos.

También dentro de los logros obtenidos esta la participación en la siembra  por parte de la  comunidad estudiantil haciendo de esta una revolución productiva y  llevándola  a la comunidad, creando un ser humano activo, integrado en la familia y produciendo libremente para la prosperidad  de nuestra patria.

 

PRIMER AVANCE DE LA SISTEMATIZACIÓN EDUCAR EN LA AFECTIVIDAD

El propósito principal  para tener y mejorar la educación afectiva de los  alumnos y las carencias que ellos sufren a nivel  educativo y social que  les impide adquirir su autoestima y la seguridad necesaria para alcanzar su autonomía personal es brindarles las herramientas adecuadas basadas  en los valores morales como el amor, la tolerancia,  solidaridad, honestidad y el respeto entre otros.

Es importante como docentes reconocer los logros y esfuerzos que va realizando en su conducta el alumno para así de este modo ir reforzando progresivamente en su comportamiento. Del mismo modo hay que sancionar aquellas que pueden ser nocivas y que les impida crecer en su desarrollo psicológico y social.

Se a vivenciado que ellos necesitan el afecto y cariño de los padres tanto o más en la adolescencia que en la niñez, aunque se muestren huraños a la actitud paternalista o maternal, la opinión de los padres sobre su futuro tiene que ser  muy importante para ellos frente a la opinión de los compañeros o amigos que influyen en las decisiones cotidianas.

El objetivo es que los padres no deben dejarse vencer por la moda, que con el pretexto de que casi todos hacen o dejan de hacer esto o aquello, intenta imponer unos usos y unas formas de vida que en ocasiones repugnan a la dignidad humana porque solo ofrecen un placer o una gratificación tan perjudicial como pasajera.

Es por esta razón  que los padres deben influir  voluntariamente sobre el comportamiento de sus hijos pues ellos son su modelo a seguir y  no deben dejarse llevar por las tendencias o ultimas modas, deben enseñar a sus hijos a saber decir no en muchas ocasiones, saber renunciar no sólo a un placer ilícito sino al lícito a corto plazo pero perjudicial en un futuro próximo; deben saber distinguir entre lo permitido y lo que es más conveniente en cada momento y esto exige esfuerzo, lo cómodo, lo que no exige sacrificio, es decir siempre si a sus hijos para salir del paso , sí a sus deseos, ceder en todo, aunque sepamos que es negativo para ellos, desde el punto de vista moral,  psíquico o social.

Pero tampoco es bueno que se  le repugne  al niño y al adolecente su modo de ser y aun cuando nuestro modo de vida nos contradice, debemos ser un ejemplo  coherente de conducta para ellos, un  modelo que con frecuencia no es fácil de llevar a la práctica y mantener. Pero como padres y educadores debemos hacer y oír también nuestras voces para decir que educar es una tarea muy hermosa y muy digna. A la vez, la misión de preparar a los niños para que tengan una personalidad madura y plenamente desarrollada, para que se integren de forma crítica, responsable y participativa en la sociedad de su tiempo, construir  una  actividad más válidas e interesantes que se pueden realizar.

La educación afectiva no consiste en ceder en todo sin poner límites a los caprichos superfluos e injustificados de los niños y adolescentes ni ser duros. Una manera negativa es que los padres sean autoritarios, impositivos como paternalistas, indulgentes. Educar, además de ser una misión hermosa, no es fácil y mucho menos cómoda, pues educar es amar y vaciarse día a día por el bien de la persona amada, en este caso el niño y el adolescente, y esto exige esfuerzo y renunciar a muchas cosas en nuestra vida.

Sin embargo, si tenemos en cuenta que la educación debe orientarse al pleno desarrollo de la personalidad de los alumnos, el desarrollo cognitivo debe complementarse con el desarrollo emocional. La educación emocional debe dejarse sentir en las relaciones interpersonales, en el clima del aula y en el trabajo académico.

Desde esta perspectiva amplia, la educación emocional es una forma de prevención de actos violentos, estados depresivos, consumo de drogas, entre otros. No debemos olvidar que los estudios realizados sobre la violencia escolar ponen de manifiesto que los jóvenes transgresores presentan carencias en habilidades emocionales, como el control de los impulsos o la capacidad para ponerse en lugar del otro.

Basándome en mis experiencias dentro del aula he podido encontrar dificultades o nudos critico relacionados con la falta de afectividad en el hogar  ejemplo de estos son los casos que voy a exponer a continuación.

El primer caso es de un alumno que es apático a todo, si entra no produce nada, habla en el salón no deja dar la clase y en ocasiones cuando no entra se le ve con un grupo fuera de la institución tirando piedra su representante no asiste a los llamados del coordinador ni siquiera se preocupa por buscar la boleta.

El segundo caso es de una alumna de la tribu Pemón la cual no entiende el idioma, vive en una casa de una supuesta tutora el cual se le manifestó inscribirla en tareas dirigidas  para que mejores académicamente  pero ella dijo que no porque no lo va agradecer. En este caso podemos observar el maltrato psicológico y la falta de amor hacia ella.

El último caso es todo lo contrario  a los anteriores debido a que en este caso en particular la alumna cumple con todas las actividades académicas, ayuda a sus compañeros, es preocupada y lo más importante es que sus representantes son interesados con la educación de su hija, son personas amorosas y educadas.

Viendo esto mi propuesta es que no solo hay que educar a los alumnos sino más importante aún a los representante para que así sean cómplices de la educación de sus hijos y una manera directa de que esto suceda es hacer talleres dirigidos a la familia entre otros, donde mejoren la relación padre-hijos, y de esta manera obtener resultados forales con la educación afectiva  tanto en la escuelas  como dentro de la sociedad.

 

Área: Lengua                                               Estudiante: Patricia Ucero.

 

Facilitadora: Sara González

 

 

 

 

 

 

Proyectos de Lengua entre la teoría y la práctica Anna Camps

La enseñanza de la lengua y sus  formulaciones en las ciencias del lenguaje y de  la psicología y  pedagogía. Nos ha llevado Pensar  que  la gramática estructural, la generativa, la lingüística del texto, la psicolingüística, la psicología cognitiva, entre otras, tiene a menudo como consecuencia cambios rápidos en los contenidos de la enseñanza de la lengua y en los modos de enseñarla a veces con poca o ninguna reflexión centrada en las situaciones y en los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Por este motivo se llevó acabo la lengua escrita en la escuela que se ha denominado trabajo por proyectos.

Este proyecto tiene sus raíces en los comienzos de lo que se denominó Escuela Nueva de principios de nuestro siglo y específicamente en la obra de Dewey y de su seguidor Kilpatrick, quien definió esta modalidad de enseñanza en su obra Método de proyectos (Abbagnano y Visalberghi, 1994). Según este autor, un proyecto es un plan de trabajo libremente escogido con el objetivo de hacer algo que interesa, sea un problema que se quiere resolver o una tarea que hay que llevar a cabo. Este autor distingue, pues, diferentes tipos de proyectos, unos orientados a saber, otros a hacer.

 

El desarrollo de la Escuela Nueva impulsó los métodos de enseñanza que daban protagonismo al alumno y a su actividad y, aunque adoptando términos diferentes, muchas de las características del trabajo por proyectos son comunes en diversas aportaciones. En el campo de la enseñanza de la lengua, que es el que ahora nos ocupa e interesa, conviene destacar las propuestas de Freinet, que da prioridad a las actividades expresivas y comunicativas y al trabajo cooperativo como instrumentos para el desarrollo personal y social de niñas y niños. Estos también son referentes compartidos por la mayoría de profesoras y profesores que se dedican a enseñar lengua.

 

Las propuestas de participación activa del alumnado en la producción de textos han estado siempre presentes en el horizonte de muchos que reconocen, como mínimo, la capacidad motivadora de este tipo de actividades. Como  propuestas de enseñanza de la lengua en forma de proyectos de trabajo colectivo la encontramos, más recientemente, en trabajos orientados preferentemente a los niveles de enseñanza secundaria, como los de Halté y Petitjean, que los concretan en propuestas de escritura de textos completos como por ejemplo una novela, una histórica, una revista, etc.

 

Que se han considerado complementarias de las que se orientaban a garantizar el dominio de unos contenidos programados, en general de tipo conceptual y  analítico. Poco a poco, la complementariedad da paso a la marginalidad y finalmente a la desaparición de este tipo de actividades por falta de tiempo.

Por su parte es  difícil saber cómo progresan los alumnos y las alumnas en su competencia oral o escrita. Parece claro que esta orientación de las ciencias del lenguaje incide en la definición “redefinición” de los objetivos de la enseñanza, o, quizás, permite que en el campo de la enseñanza de la lengua se pierda el temor de decir aquello que todos los profesores y profesoras ya sabíamos: que lo más importante es que niños y niñas, chicos y chicas aprendan a hablar, escribir, escuchar y leer, es decir, a usar la lengua para hacer cosas. Y, por lo tanto, para pensar que para aprender a usar la lengua es necesario usarla en situaciones diferentes, algunas tan complejas que no son posibles sin una cierta reflexión y control conscientes, como por ejemplo, un texto académico, una novela, un informe, etc. También ofrecen instrumentos para analizar textos orales y escritos desde nuevos puntos de vista, más allá de la norma, atendiendo a su función, a su estructura, a los contextos de uso, al género en que se inscriben, etc., y para analizar la misma actividad discursiva del proceso de enseñanza y aprendizaje.

 

La psicología ofrece también puntos de vista enriquecedores y juega un papel fundamental como instrumento de mediación semiótica que permite que el aprendiz construya progresivamente su pensamiento, sus conocimientos, pone en primer plano la importancia de las funciones comunicativa y representativa del lenguaje verbal. La aportación de Vygotski pone de manifiesto que el pensamiento verbal tiene sus orígenes en la interacción social (Vygotski, 1977, 1979) . La visión del origen socio-cultural de las capacidades más propiamente humanas tiene relación también con la consideración de la naturaleza social del lenguaje escrito, aunque se produzca de forma aparentemente individual, autónoma, visión que encontramos en otros autores como por ejemplo Bajtín (Wertsch, 1985; Silvestri y Blanck, 1993). Si nos referimos a la enseñanza y aprendizaje de la composición escrita es interesante destacar en este proceso la peculiaridad del uso de la lengua 45 que es al mismo tiempo objeto e instrumento de aprendizaje.

 

La interacción oral durante el proceso permite que la lengua funcione como meta lengua. Permite también que el profesor actúe como modelo de las operaciones de gestión de un proceso complejo de interpretación o de producción de textos o que los compañeros interactúen llevando a cabo entre toda tarea más compleja que las que serían posibles en el trabajo individual (Camps, 1994a; Schneuwly, 1985).

 

La psicología cognitiva y a partir de los años setenta se inician y se incrementan las investigaciones sobre los procesos cognitivos implicados en las actividades lectora (Solé, 1987; Colomer y Camps, 1991) y escritora (Camps, 1989, 1994a). Las primeras investigaciones centradas fundamentalmente en el análisis de la conducta experta y en la comparación entre expertos y no expertos dieron lugar a la formulación de modelos del proceso lector y del proceso de composición escrita que ponían de manifiesto la complejidad y la diversidad de las operaciones que implican leer y escribir. Pronto la investigación pasó a las aulas y fue necesario tener en cuenta muchos factores que condicionan el trabajo escolar: La contraposición que a menudo se ha dado entre las aproximaciones cognitiva y socio-cultural en la investigación sobre el aprendizaje y la enseñanza de la lengua, se orienta cada vez más a una convergencia de puntos de vista e incluso a una interrelación entre dos aspectos inherentes al desarrollo personal y social de los aprendices (Camps, 1994b).

 

En este marco podría considerarse que el problema que se plantea en la enseñanza de la lengua es conocer de qué forma las actividades de enseñanza y aprendizaje permiten a los aprendices construir su conocimiento lingüístico-comunicativo, entendido como la capacidad de llevar a cabo actividades lingüístico-comunicativas significativas. Este es justamente el punto de partida del trabajo por proyectos para el aprendizaje de la composición escrita tal como lo concebimos: el objetivo del trabajo es hacer algo (una novela, una carta, un reportaje, una revista, etc.) y aprender a hacer y aprender sobre lo que se hace, con la ayuda de instrumentos diversos.

 

Se podría considerar que una gran parte de la investigación actual en el campo de la enseñanza y aprendizaje de la lengua escrita se puede calificar de didáctica porque los tres comparten un mismo contexto y aportan contextos propios que hacen más compleja la situación. Las actividades que llevan a término los participantes en estas situaciones de enseñanza y aprendizaje de la lengua tienen objetivos, algunos propios, otros compartidos, los cuales están insertos en los que la sociedad atribuye a la escuela, implícita o explícitamente, a través de las formulaciones curriculares.

 

La actitud de todos, profesores e investigadores tendría que ser formularse preguntas que les permitan investigar. Evidentemente, formular preguntas es tener alguna hipótesis, y es en este nivel que avanzamos propuestas para intentar descubrir cómo se aprende a escribir -o mejor, cómo se llega a ser un ciudadano alfabetizado- y qué procedimientos de enseñanza pueden ser eficaces para promover este aprendizaje. Se podría afirmar que asistimos a la formación de un nuevo paradigma que se centra en los aspectos significativos de la lengua, en los aspectos cognitivos de su producción y en los contextuales de su uso.

 

Así la evaluación de cada alumno a no se fundamentará únicamente en el éxito o en el fracaso final cuando ya no hay remedio, sino en los procesos que sigue, en los cambios que el texto va experimentando y, por lo tanto, en los progresos que realiza a lo largo del proceso

 

Mi Propuesta para lograr este objetivo:

       Como docentes en el área de lengua y literatura debemos  incentivar y estimular al alumno a que cree sus conocimientos elaborando un plan de trabajo en conjunto donde se reflexione acerca de las dificultades que encontrara y orientarlo en cómo encontrar los elementos para resolverlo creando espacios agradables motivándolo a que sientan la necesidad de búsqueda del conocimiento y la construcción de un ambiente donde prevalezca el respeto, la integración y la transformación a través de los libros  donde lectura y la escritura sea disfrutado fuera y dentro de las instituciones.

     Para formar hombres que con su ejemplo eleven el nivel de la cultura de un país siendo críticos, reflexivos, amantes a lo nuevo, a lo subjetivo y emotivos

Área: Lengua                                          Estudiante: Patricia Ucero.

 

Facilitadora: Sara González

 

 

 

 

 

 

Aportes de la pedagogía critica latinoamericana y propuestas pedagógicas de otros contextos geográficos que apuestan por la transformación educativa de Oly Olmos, la pedagogía crítica y la interdisciplinariedad. Aportes de la pedagogía critica Según Oly Olmos 2008

La pedagogía crítica no es una escuela pedagógica ni solamente una teoría sino fundamentalmente una actitud mucho más amplia fruto de nuestra época y de nuestra cultura frente a la realidad creada por la modernidad .Por eso el pensamiento , critico diferente expresiones y se ha generalizado en todo el mundo la pedagogía crítica es solamente  una de sus expresiones.

Los aportes de la pedagogía crítica están basados en los grandes pedagogos que representaron el movimiento de la escuela nueva o activa estos son: John Dewey, Jean Piaget,  Williams, kilpatrick Roger Cousinet, Celestin  Freinet entre otros.

La pedagogía critica constituye un movimiento que describe explica y orienta la comprensión de la formación del ser humano, donde se concibe la enseñanza como el proceso dirigido a la formación del hombre transformado la realidad participes en la construcción de su sociedad, su cultura y su historia a partir de la critica la reflexión y la dialógica del proceso educativo.

Aportes

Fundamentación de la formación del  docente

Flores 2000 afirma que la formación humana como proceso de humanización constituye el principio directriz y unificador de la pedagogía es decir, es su misión y eje teórico.

En tanto que Dilthey  1.942 sostiene  que la profesión del educador exige primero preparación pedagógica de todo la personas, después conocimiento científicos de la materia que quiere enseñar el futuro educador.  

 

Crundy 1998, p215 La reflexión crítica y toma de conciencia orientada a transformar la praxis; donde la verdad se pone en tela de juicio en el ámbito de la práctica no de la teoría.

Freire 1998, platea inacabamiento del “ser humano” ya que constituye una opción social transformadora donde la teoría y la práctica deben estar unidas.

En cuanto Larroyo 1961 habla de la pedagogía de los valores y al igual que más tarde Flórez 2000 sostiene que el propósito de la pedagogía es propiciar dicho autodesarrollo donde la educación y la pedagogía no se encuentran, van separadas porque la teoría y la práctica van separadas

Antecedentes de la pedagogía critica

En el cual  se enfoca los autores  como  Jean Piaget, John Dewey, el movimiento de la Escuela Nueva o activa a saber.

Piaget sostiene que la educación debe poner en función las estructuras de la mente del niño, para desarrollar su inteligencia en la edad evolutiva .Este concepto lo justifico con su teoría de la naturaleza “Operativa de la inteligencia”.

Luis B Prieto Figueroa liderizo a principios del xx, el movimiento de la escuela nueva para conformar la escuela tradicional.

Habermas 1894 la cual se sustenta en la praxis basada en  la crítica, se traduce en una acción social transformadora.

Las tesis de otros representantes de las teorías  critican

Freire 1998 como un aspecto de la relación teórica y la práctica, en 1987 y 1988 Freire desarrollo el concepto de interdisciplinaridad implicado.

Mclaren  1997 se centra en el auto fortalecimiento y la transformación social dentro de un proyecto de democracia y justicia social.

Pedagogía Crítica e Interdisciplinariedad

La Pedagogía Crítica debe estar presente en todas las disciplinas (eje transversal), en virtud de que ella es la praxis de la educación, es decir, se ocupa de la enseñanza de las asignaturas, vinculándolas en proyectos con miras a realizar estudios profundos y holísticos de la realidad. De igual forma, en esta dirección, es importante incorporar la Pedagogía Crítica como área del saber en la formación del docente, en virtud de que, sobre la base de sus principios (relación teoría y práctica; racionalidad crítica dialéctica; contextualización; investigación-acción deliberativa colaborativa; finalidad ética), forma al egresado para abordar la enseñanza de la ciencia, las humanidades, la tecnología y el arte con un enfoque interdisciplinario, con miras a favorecer un aprendizaje integrado, crítico y reflexivo. De esta manera, significamos la importancia de la Pedagogía Crítica en la producción de conocimientos y saberes, así como en la enseñanza de las diversas disciplinas desde la perspectiva de la interdisciplinariedad, mediante la cual se integran y estudian de manera contextualizada.

Pedagogía Crítica y el Docente como Profesional Crítico Reflexivo

La Pedagogía Crítica rescata la formación de un docente crítico reflexivo transformador de la realidad. Está comprometida con la formación de un docente que se interrogue acerca de la realidad, de su pensamiento, de su praxis, en su práctica social, como intelectual. Es decir, se trata favorecer en el docente el desarrollo de la conciencia para que desafíe postulados pedagógicos del viejo paradigma, entre otros, a saber: (a) la consecución de resultados por parte del docente, en desmedro de los procesos; (b) el énfasis en las tareas administrativas, y en el logro de objetivos y contenidos predeterminados en el tiempo establecido.

El autor exhorta a los docentes en formación a fin de que apliquen el método de la reflexión crítica, dialéctica para indagar acerca de sus creencias y sus prácticas de sentido común, teniendo en cuenta el contexto histórico, social, cultural donde ellas surgen y se desarrollan, con miras a determinar errores o irracionalidades en las mismas, heredadas de la tradición y la costumbre. De esta manera, la Pedagogía Crítica le otorga especial relevancia a la autonomía de los docentes, la cual estimula mediante el conocimiento de sí mismos y la interpretación de su práctica pedagógica como una práctica moral y social. Orienta al docente para que en la formación de su identidad de profesional crítico y reflexivo, desarrolle conciencia y actúe como investigador sistemático de su propia experiencia de enseñanza, experimente, pruebe ideas, alternativas, con miras a mejorar la calidad de la enseñanza. Desde esta visión, la Pedagogía Crítica forma al docente para cumplir un papel en el proceso de transformación de lo social, favoreciendo su formación política y ética, destacando su rol como hacedor de la historia, como constructor de la democracia, ubicando lo pedagógico en el contexto histórico-cultural nacional, latinoamericano y mundial, en la búsqueda de una sociedad justa, digna, libre, de una ciudadanía críticamente informada (Giroux, 1999), consciente de los valores humanos y de las relaciones entre conocimiento, saber, poder, cultura e ideología.

La Pedagogía Crítica contribuye al desarrollo de la teoría pedagógica mediante la enseñanza sustentada en la reflexión sobre la práctica, a fin de generar la praxis. La práctica pedagógica crítica y reflexiva favorece la relación teoría y práctica, donde ambas se relacionan dialécticamente para propiciar la producción de conocimiento y saberes con un enfoque interdisciplinario. Así, favorece la formación pedagógica del docente con miras a mejorar el proceso enseñanza aprendizaje, propiciando el entendimiento y la producción de la teoría pedagógica y su fundamento en la práctica pedagógica diaria

El desarrollo curricular de la formación docente, necesita ir acompañado de los cambios en la concepción y diseño curricular del sistema escolar donde ejercerá el futuro profesional. Resulta fundamental entender la necesidad de asumir la formación docente como un proceso socio-histórico, que se desarrolla en un contexto determinado, con dinámicas y cambios propios, los cuales han de considerarse.

Sistematización

La pedagogía critica ha conllevado el uso generalizado del  términos pedagógico y estudio de la educación como fenómeno psicosocial cultural y específicamente humano es solamente una de sus expresiones para poder superar las desigualdades educativas y sociales en la construcción de la sociedad y de sus instituciones promover la reflexión, la crítica y la posibilidad de transformación social y la disminución de las desigualdades de género, etnia, posición económica.

En otras  palabras, es una teoría y práctica (praxis) en la que los estudiantes alcanzan una conciencia crítica es un eslabón imprescindible para la construcción de un hombre nuevo constructor de un mundo nuevo teniendo en cuenta que el hombre es el sujeto principal del proceso de cambio y formación para entender y resolver los problemas relacionado con la práctica pedagógica.

La pedagogía critica no es una escuela pedagógica ni solamente una teoría es una actitud mucho más amplia el pensamiento crítico tiene diferentes expresiones y se ha generalizado en todo el mundo, la escuela nueva sobrepone las opiniones de los pedagogos y los profesores donde la pedagogía critica va dirigida y está centrada específicamente en hacer el bien moral a través de la acción y debe estar siempre sometida a un proceso continuo de valorización. Es decir los docentes han de revisar y deliberar, colaborativa y constantemente la tradición (creencias, conceptos, pensamientos etc.) a través de la cual alcanzan el conocimiento práctico, a fin de orientar el modo de realizar los fines éticos de la practica pedagógica.

 Principios de la pedagogía critica.

  1. Es necesario desarrollar una pedagogía de la preguntas, siempre estamos escuchando una pedagogía de la respuesta. Los profesores contestan a preguntas que los alumnos no han hecho.
  2. Mi visión de la alfabetización va más allá del ba, be, bi, bo, bu, porque implica una comprensión crítica de la realidad social, política y económica en la que está el alfabetizado.
  3. Enseñar exige respeto a los saberes de los educandos.
  4. Enseñar exige respeto a la autonomía del ser del educando
  5. Enseñar exige seguridad, capacidad profesional y generosidad
  6. Enseñar exige saber escuchar
  7. Nadie es, si se prohíbe que otros sean
  8. La pedagogía del oprimido, deja de ser del oprimido y pasa a ser la pedagogía de los hombres en proceso de permanente liberación
  9. No hay palabra verdadera que no sea unión inquebrantable entre acción y reflexión
  10. Decir la palabra verdadera es transformar al mundo
  11. Decir que los hombres son personas y como personas son libre y no hacer nada para lograr concretamente que esta afirmación sea objetiva, es una farsa

Paulo Freire en pedagogía del oprimido nos invita a pensar los principios, métodos y fines de la pedagogía critica

Que nos lleva a reflexionar sobre lo que ha conllevado a un quehacer pedagógico erróneo, dejando las exigencias de los nuevos tiempos, la practica pedagógica reflexiva –critica que busca transformar la realidad social del educando.

Mi propuesta para lograr este objetivo

Como docente es nuestra labor retomar estas citas de estos grandes precursores de la pedagogía y apropiarnos de ellas para consolidar el cambio del hombre de mañana y formar ciudadanos ejemplares inquebrantables rectos y con visiones liberadoras transformadoras y con un gran sentido de pertenencia y que todo esto no quede en teorías sino en hechos fehacientes.

Y convertirnos en docentes promotores orientadores para lograr una  transformación social y la disminución de las desigualdades de género, etnia, posición económica de nuestros educandos

 

 

 

Área: Lengua                                               Estudiante: Patricia Ucero.

 

Facilitadora: Sara González

 

Práctica Docente Transformadora

Todo educador debe estar unido a la realidad de sus estudiantes teniendo como deseo, mejorar el proceso de enseñanza y de aprendizaje,  estimular el pensamiento creativo y crítico de sus alumnos, innovando, profundizando y transformando el proceso de enseñanza, donde el docente encontrará rápidamente un modelo que le ayude a programar sus actividades diarias, a desarrollar su programación por unidades, a elaborar planes de trabajo para la inmensa variedad del alumnado o gestionar, auto sumar y obtener de una manera rápida resultados finales para lograr obtener el recuento de las experiencias del alumno y cómo se relacionan con el aprendizaje de conceptos y procesos.

Nuestra labor como docente de lengua y literatura es ser un entusiasta defensor y divulgador del enfoque comunicativo de la enseñanza de la lengua, centrándonos en la atención de recursos humanos, mismos que podemos moldear y crear a través de nuestra práctica como educadores un enfoque que se basa más en el desarrollo de competencias (leer comprensivamente, escribir diferente tipo de textos, hablar y escuchar significativamente) de manera que seamos constructores del conocimiento y llevarlo como medio de enseñanza a nuestros estudiantes, son ellos  los protagonista de todo lo que acontece en el día  de clase,  donde queda plasmado las actitudes y reflexiones sobre ellos, utilizando como herramientas  la enseñanza teórica de corrientes lingüísticas, contenidos gramaticales en el diario de clase, de manera que logremos interactividad entre la literatura y la tecnología; enamorar al estudiante de la materia diariamente es la misión.

Mi propuesta para lograr este objetivo de docente transformador:

Como docente nuestra misión es ser servidores de conocimiento, en ese mismo orden prestar atención personalizada a nuestros estudiantes de manera que podamos detectar sus fortalezas y debilidades en la materia, con el fin, de lograr minimizar las debilidades y maximizar sus fortalezas que permita sacar provecho de sus talentos en la escritura, lectura, síntesis, retroalimentación, entre otras, diariamente visualizar el progreso académico, de actitudes, capacidades y habilidades, Permitiendo a los alumnos sintetizar sus pensamientos y actos comparándolos con los posteriores, con el fin de sensibilizar al alumno sobre su manera de aprender.

Área: Lengua                                                       Estudiante: Patricia Ucero.

Facilitadora: Sara González